[Fanzine Virtual] - CINE DE MEDIANOCHE -: Lâkpošthâ ham parvâz mikonand (2004)

- RESEÑAS - VHS - CURIOSIDADES - RECICLAJE FÍLMICO - CINE DE SERIE B - CINE FÉTIDO - TRADUCCIONES - PODCAST -



>
 

          [ÚLTIMAS NOTICIAS]           DESDE EL TELÉFONO RECOMIENDO VISUALIZAR EL BLOG EN FORMA HORIZONTAL Y EN MODO "SITIO DE ESCRITORIO".           DESGRACIADAMENTE LA PÁGINA EN FACEBOOK YA NO VA MÁS, DETALLES AQUÍ.           NO TE VAYAS SIN ESCUCHAR EL PODCAST, LO ENCUENTRAS EN SPOTIFY, IVOOX Y TAMBIÉN EN YOUTUBE, PUEDES ACCEDER PRESIONANDO AQUÍ.

Lâkpošthâ ham parvâz mikonand (2004)


[ 15 de marzo del 2018 ] 


Satélite, Pashow y el pequeño Shirkooh, los tres niños que protagonizan las secuencias (clip) que acompañan esta publicación, son quienes, a través de su inocencia, entregan las únicas pinceladas de humor en esta película bastante lejana de todo atisbo de comedia. Sus tremendas interpretaciones nos sirven de bálsamo para poder soportar los terribles hechos narrados en su historia.

لاک‌پشت‌ها هم پرواز می‌کنند (Lâkpošthâ ham parvâz mikonand) del año 2004, conocida en habla hispana como "Las tortugas también vuelan", es una película kurda producida, escrita y dirigida por el director de cine iraní Bahman Ghobadi, con un notable tema musical compuesto por Hossein Alizadeh. Fue la primera película grabada en territorio iraquí desde la caída de Saddam Hussein.

Su historia nos invita a ser testigo de como los habitantes de un campo de refugiados del Kurdistán iraquí, buscan desesperadamente una antena parabólica para poder estar informados del inminente ataque americano contra Irak. Los niños del campamento, liderados por un chico al que llaman "Satélite", se dedican a la recogida y venta de minas antipersonales, por sobre todo las estadounidenses. Nuevos refugiados llegan al lugar: un joven mutilado, su hermana y un pequeño niño que apenas está dando sus primeros pasos. Satélite quedará prendado de la triste belleza de la joven.

La película de entrada te golpea, te muestra de inmediato el terrible destino que tendrá uno de sus protagonistas; la secuencia te dice: "Ven, necesito que veas el motivo por el cual esto terminará así"...

Es ahí cuando Bahman Ghobadi, su director, comienza a mostrarnos el retrato de una generación cuyas expectativas se han visto defraudadas. Ellos están atrapados entre dos tipos de barbarie. Primero, fueron víctimas del terrible infierno impuesto por Sadam Hussein. Después, la entrada de los americanos, que los llevará a un nivel de terror diferente, a una falsa liberación, ya que los poderosos extranjeros no tienen intención de crear un paraíso para esta gente; al contrario, quieren explotar al pueblo para construir lugares de los cuales poder beneficiarse.


La intensión del director, es hacer un alegato contra la violencia. No solamente sobre sus consecuencias directas, sino también sobre las secuelas que permanecen años después de que se haya producido.

Uno de los indicios más claros del distanciamiento de la película con las supuestas bondades del mundo Occidental es la forma cómo son presentados los medios de comunicación, y esto lo hace del modo más simbólico posible:

En la película todos los personajes buscan información vía satélite sobre la guerra que se avecina, aunque no entiendan el idioma y las imágenes mostradas en la televisión extranjera vayan en contra de sus creencias; los llamados "canales prohibidos", pero finalmente, la información les llega a través de las predicciones de un niño mutilado. Un gran protagonista de toda la barbarie que ha sido la guerra; un niño mutilado que jamás nos entrega una sonrisa, ni mucho menos lo hace su pequeña hermana. Ambos arrastran un secreto; una herida que jamás podrá sanar. Es ahí donde está el simbolismo. Ahí está la información fidedigna sobre la guerra, en los propios afectados que llegan desde sus tierras buscando refugio, y no en las cadenas de televisión occidentales que en su mayoría pertenecen y se mueven, gracias a diversos grupos de intereses, que usando a los distintos pueblos de Medio Oriente como simples juguetes a su disposición; imponen su guerra sucia para beneficiarse de sus recursos y así ganar más dinero.

Otro claro ejemplo del distanciamiento de la película con el mundo occidental es el problema de las minas antipersonales. El director denuncia las complicidades de la industria de armamento norteamericana y europea con su propagación: "En mi película el trabajo de los niños consiste en encontrar minas antipersonales para después venderlas porque, desde que se inventaron, Kurdistán ha sido y sigue siendo uno de los países más afectados por ellas. Los fabricantes norteamericanos y europeos se las vendieron a dictadores como Sadam u otros que las diseminaron por todo el país. Creo que llevará mucho tiempo retirarlas. Cada día, cada hora, hay personas inocentes que mueren o quedan mutiladas por ellas". 

"Las tortugas también vuelan" es una de esas películas de obligada visión, es una de las películas que debiese ser proyectada en cada colegio del mundo; y quizás por medio de esa simple y buena semilla depositada en la mente de los más pequeños, los que nos sobrevivan logren crear un futuro lleno de esperanza. Que lindo sería... ¿verdad que sí?

La película fue todo un reto para su director, ya que tuvo que rodar con actores semiprofesionales y con niños que jamás habían siquiera visto una película en su corta vida. Todo esto se refleja en el realismo de muchos de aquellos pequeños. Es impresionante el resultado, y es impresionante también saber que muchos de ellos jamás volvieron a grabar nada. Tal es el caso de varios de sus protagonistas, incluyendo a aquel niño mutilado de quien ha sido uno de los pocos que nos ha entregado alguna noticia fuera de la película. Hace algunos años, Hiresh Feysal Rahman -su verdadero nombre- fue encontrado vendiendo pañuelos por las calles de su país. 

Hiresh se quedó sin brazos por un accidente eléctrico y por no tener dinero suficiente para ir a un hospital de Bagdad a 350 km de su pueblo; una historia absolutamente lamentable. Su discapacidad no fue impedimento para realizar algo que lo apasiona: manejar el volante de un kart. Algo que curiosamente, realiza con gran habilidad.


Sobre sus recuerdos del rodaje, el muchacho entrega una confesión que me hace reflexionar sobre lo mismo que levemente expuse en "Buda az sharm foru rikht" del 2007:
La falta de tino al momento de buscar en un niño-actor, una interpretación realista y a la vez dramática. 

Hiresh dijo que durante el rodaje hubo momentos en los que lo pasó realmente mal: en una de las escenas donde tenía que llorar, el director le decía que su hermana recién nacida estaba enferma... con ello pretendía que las lágrimas de Hiresh terminaran siendo reales y por supuesto, creíbles.

Algo que por supuesto no comparto y de cierto modo ensucia la gran obra de su director, al igual que la directora de "Buda az sharm foru rikht". En fin, que cada cual juzgue a su modo. 

El trabajo de "Satélite" (Soran Ebrahim, uno de los pocos que siguió en el mundo del cine) es de un nivel interpretativo altísimo. Tremendo el liderazgo que impone en este mundo lleno de peligros, en donde sobrevivir el día al fin de cuentas resulta ser todo un reto. Por ello es que todos le rinden tributo y lealtad, como su gran amigo Pashow o la idolatría que le demuestra el pequeño Shirkooh; y no solamente los pequeños, sino que todos aquellos habitantes que conocen de sus diversas habilidades. En Satélite quizás ven el camino para la supervivencia de su propio pueblo; quizás eso es lo que demuestra aquella última aparición que hace en la película, en ese giro que le da a los que transitan por aquel camino cenagoso, y en esa nula respuesta a la última frase de Pashow.

Ya lo dije y lo repito: Esta película es de visión obligada. Las últimas secuencias de cada uno de sus protagonistas: desgarradoras, tal como "el gran secreto revelado". Doloroso.

PD: ¡Larga vida a Shirkooh!


CLIP


¡Saludos! Recientemente he tenido que retomar la campaña para ir en ayuda del blog y así poder mantenerlo a flote. Quien no esté familiarizado con PATREON, les cuento que es un servicio que permite apoyar monetariamente a artistas, escritores y otros creadores de contenido que generalmente hacen su trabajo de forma gratuita. Si deseas contribuir con una pequeña cantidad de dinero (ya sea mensual o una donación única) para ayudar a mantener este lugar y así poder crear y producir un flujo de contenido más estable, entonces puedes hacerlo por medio de aquel servicio. Si lo prefieres, también puedes hacerlo vía PAYPAL. Si vives en Chile y se te hace más cómodo aportar vía CUENTARUT, también te lo agradecería. Toda contribución, por más pequeña que sea, servirá para que el blog se mantenga en línea un tiempo más.





- TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR -





¿TE GUSTÓ ESTA PUBLICACIÓN? TU OPINIÓN ACÁ ES IMPORTANTE, POR ESO NO TE OLVIDES DE COMENTAR ANTES DE IRTE Y TAMPOCO TE OLVIDES DE COMPARTIR LA PUBLICACIÓN EN TUS REDES SOCIALES, ES LA FORMA DE QUE EL BLOG SE MANTENGA CON VIDA. ¡GRACIAS!


- COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN -


- PUBLICA TU COMENTARIO -

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...