[Fanzine Virtual] - CINE DE MEDIANOCHE -: Ratcatcher (1999)

- RESEÑAS - VHS - CURIOSIDADES - RECICLAJE FÍLMICO - CINE DE SERIE B - CINE FÉTIDO - TRADUCCIONES - PODCAST -



>
 

          [ÚLTIMAS NOTICIAS]           DESDE EL TELÉFONO RECOMIENDO VISUALIZAR EL BLOG EN FORMA HORIZONTAL Y EN MODO "SITIO DE ESCRITORIO".           NO TE VAYAS SIN ESCUCHAR EL PODCAST, LO ENCUENTRAS EN SPOTIFY, IVOOX Y TAMBIÉN EN YOUTUBE, PUEDES ACCEDER PRESIONANDO AQUÍ.

Ratcatcher (1999)


[ 02 de agosto del 2018 ] 


Publicada originalmente el 05 de mayo del 2014.

Si te gusta el cine británico que hace Ken Loach; si te gustan las producciones del tipo "This Is England", entonces "Ratcatcher" (1999) es un título que debes tener en cuenta.

La cinta fue escrita y dirigida por la escocesa Lynne Ramsay, quien posee una filmografía marcada por la fascinación a relatarnos historias protagonizadas por niños y adolescentes; historias en donde se mezclan temas recurrentes como la pena, la culpa, la muerte y sus secuelas.

Ratcatcher fue su ópera prima, en consecuencia, su historia también aborda tales temas. 

1973, es verano en Glasgow. La ciudad tiene unos planes para las viviendas más pobres que no tienen agua caliente ni instalaciones de baño y mediante un programa de desarrollo se intenta realojar a los inquilinos que sufren este desastre. La situación se agrava aún más con la huelga de basureros poniendo en peligro la salud de los niños con las calles como criadero para las ratas.
James (William Eadie), un niño de 12 años, creció en uno de estos programas con su familia a la paciente espera de ser realojados. Ryan Quinn (Thomas McTaggart) acompaña a su amigo James a la cárcel para visitar a su padre. De camino van al canal y empiezan a jugar de forma violenta lo que acaba con la muerte de Ryan. James se siente culpable y se escapa tomando un autobús que le lleva a las afueras de la ciudad donde se está construyendo una nueva urbanización. Allí conoce a una chica, Anne Marie (Lynne Ramsay), la que se convierte en su gran amiga y familia. El deseo de James es vivir con su familia en una de esas casas nuevas y abandonar la situación deplorable en la que se encuentran.

Ratcatcher es una de esas películas que para bien o para mal, terminan quedándose por mucho tiempo dando vueltas en nuestra cabeza. Esta obra de Lynne Ramsay es también una película que nos lleva a indagar delicada y sutilmente en la consciencia de un solitario adolescente, quien se ve excluido de todos, incluso de sus pocos sueños. Un muchacho que al ver truncada su niñez, busca de alguno modo la manera de liberarse de la culpa que día y noche lo carcome.

Esa mezcla de angustia, rabia y tristeza que siente el apesadumbrado protagonista, al final logra traspasar la pantalla para terminar envolviéndonos con ella. No creo que alguien que vea y a la vez sienta interés en esta historia, pueda sentirse libre de aquella desazón que provoca su argumento.

¿Cómo no sentir impotencia al ser testigo de tantas injusticias ocurridas en aquel entorno?

Como en la vida misma, la ironía también está presente en esta historia, una ironía que en Ratcatcher  toma la forma de un par de zapatos marrones. Un par de zapatos sin estrenar, que no hacen más que presionar en la herida abierta del joven protagonista; memento mori.



La fotografía de esta película está a cargo del alemán Alwin Kuchler, quien con su talento, aporta a la cinta una estética decadente, sucia, gris, pero que sin embargo se las arregla para que dicha estética al final resulte ser inquietantemente bella... claro... a su modo; pero sí, bella al fin y al cabo.

Del reparto actoral no podemos decir nada que no sean elogios. Tommy Flanagan y Mandy Matthews están a un nivel excelente, al igual que el trabajo de cada uno de los demás actores. Desde los jóvenes debutantes hasta los ya adultos; todos realizan en la película un trabajo absolutamente fenomenal.

Desde fines de los ochenta que nos aseguran que "todos los perros van al cielo", pero ¿sabían ustedes que las ratas vuelan hacia la luna?

Ratcatcher es una película tan fría como dura; tan aberrante como hermosa; y tan terrorífica como también inocente. Si tienen la posibilidad de verla, no lo piensen dos veces.

P. D.
No es casualidad la casi desapercibida presencia en esta película del "Niño que llora", famoso cuadro del pintor italiano Bruno Amadio, también conocido como Giovanni Bragolin.​ Absolutamente no... no es casualidad.


C L I P


¡Saludos! Recientemente he tenido que retomar la campaña para ir en ayuda del blog y así poder mantenerlo a flote. Si no estás familiarizado con PATREON, entonces te cuento que es un servicio que permite apoyar monetariamente a artistas, escritores y otros creadores de contenido que generalmente hacen su trabajo de forma independiente y con escaso apoyo financiero. Si deseas contribuir con una pequeña cantidad de dinero (ya sea mensual o una donación única) para ayudar a mantener este lugar y así poder crear y producir un flujo de contenido más estable, entonces puedes hacerlo por medio de aquel servicio. Si lo prefieres, también puedes hacerlo vía PAYPAL. Si vives en Chile y se te hace más cómodo aportar por medio de CUENTARUT, también te lo agradecería. Toda contribución, por más pequeña que sea, servirá para que el blog se mantenga en línea un tiempo más.





- TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR -





¿TE GUSTÓ ESTA PUBLICACIÓN? TU OPINIÓN ACÁ ES IMPORTANTE, POR ESO NO TE OLVIDES DE COMENTAR ANTES DE IRTE Y TAMPOCO TE OLVIDES DE COMPARTIR LA PUBLICACIÓN EN TUS REDES SOCIALES, ES LA FORMA DE QUE EL BLOG SE MANTENGA CON VIDA. ¡GRACIAS!


- COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN -


- PUBLICA TU COMENTARIO -

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...